Ir al contenido principal

Ese viaje.

Fue un recorrido angosto. Del cálido abrazo húmedo al frío tacto engomado. La oscuridad del origen se tornó luz intensa y cegadora. Así llegué al destino que no significaba el fin, sino el comienzo. Respiré, lloré y temblé. Estaba viva.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bulto no deseado. Mi experiencia con el galactocele.

Mi hija apenas tenía 2 meses cuando comencé a notarme un bulto en el pecho derecho, en el cuadrante superior externo. La verdad que no suelo hacerme exploraciones (aunque se que debería), pero con la lactancia estaba muy concienciada en revisar que no se quedaran zonas duras que pudieran generar las temidas mastitis.

Al principio no le di mucha importancia, con tanto cambio como había sufrido mi cuerpo, y con sólo 2 meses de lactancia, leyendo un poco de aquí y de allá, pensé que ofreciendo más ese pecho se solucionaría.

Sin embargo pasaron las semanas y el bulto comenzó a crecer, a ratos era doloroso, pero en otras ocasiones no me molestaba. Sin embargo, la peque vaciaba perfectamente el pecho, se quedaba completamente blando, y el bulto seguía ahí. Mi preocupación comenzó a crecer, como el bulto...

Acudí al ginécologo (uno muy recomendado ya que había atendido con bultos en el pecho a varias familiares con un diagnóstico muy acertado) que me exploró. No tardó ni 1 minuto en tranqui…

Postales

La angustia ante el extraño.

Desde que ha nacido nuestro bebé ha pasado mucho tiempo en nuestros brazos, los de sus padres. Y también ha pasado parte del tiempo en brazos de otras personas, familiares o amigos, que llenos de ternura y cariño han querido sostenerles y hacerles alguna carantoña.
Esto no parecía importar al bebé, que tan plácidamente se encontraba con unos y con otros. Eso sí, siempre con una ligera preferencia por su madre, como es normal.

Sin embargo, conforme crecen y aprenden que existe el otro, entendiendo al otro como una persona independiente, que va y viene y que no está unido a él en absoluto, empiezan a suceder una serie de fenómenos que como madres, nos preocupan.
Cuando antes se encontraba feliz en brazos de su abuela, ahora todo son llantos y pucheros. En la consulta del médico, la enfermera podía pesarle y medirle y no había problemas, ahora derrepente, es verla y ponerse a gritar como si la mataran.Yendo de paseo la gente se acerca y le dice monerías, y en lugar de sonreír como antes,…